Para lucir una prenda de vestir y sentir la mujer más atractiva, no hace falta que midas una altura determinada ni tampoco que tengas un peso ideal. Para verte bien, solo necesitas conocer la forma de tu cuerpo y, desde Quémepongo, podemos ayudarte a identificarla. ¿Cómo? Primero, ponte delante de un espejo y observa si tus hombros y tus caderas están alineados. Este es el punto de partido para descubrir qué silueta es la tuya:



  • Silueta reloj de arena: si tus hombros están en línea con tu cadera y tu cintura está bien definida, podemos decir que tienes la silueta ideal, porque su proporción está compensada. La ventaja de tener este cuerpo es tu contorno es sinuosos y, por tanto muy femenino. Además puedes llevar todo tipo de prendas, aunque te recomendamos que elijas aquellas que potencien tu cintura.

  • Silueta triángulo: tus hombros son más estrechos que tus caderas, por lo que normalmente la talla de la ropa es mayor en la parte inferior que en la superior. Considérate afortunada por tener esta silueta, ya que tu cintura marcada te proporciona una imagen delicada y femenina. No obstante, para armonizar tu silueta, utiliza prendas que estructuren tu talle superior.

  • Silueta triángulo invertido: en este caso, tus hombros son más anchos que tus caderas. La ventaja de tener esta silueta es que, por lo general, las piernas son delgaditas y las caderas nada exageradas, y, al tener busto, puedes acentuarlo para crear líneas más femeninas. Pero, para sacar el máximo provecho a esta figura, elige prendas que te proporcionen volumen a la parte inferior y, así, suavizar los hombros.

  • Silueta rectangular: tus hombros y caderas están alineadas, pero, a diferencia de la silueta reloj de arena, la cintura no está bien definida. Tienes un cuerpo proporcionado pero sin curvas, así que elige prendas con movimiento para crearlas y potenciar tu feminidad.

  • Silueta oval: tus hombros, cintura y cadera son redondeados, así que, como tu cuerpo es sinuoso, tu objetivo es estructurar tu cuerpo para darle más esbeltez, mediante prendas que estructuren tus hombros y que te proporcionen linealidad.


Recuerda, no importa si vas al gimnasio o haces dieta, tu forma del cuerpo será siempre la misma, es con la que naces. Así que, aprende a identificarla y juega con las prendas y complementos para destacar lo mejor de ti.

Estate atenta porque iremos publicando posts en los que hablaremos de cada una de estas figuras al detalle, aconsejándote y desvelándote las claves para que elijas los looks más ideales para ti.

categoría