Una prenda básica y atemporal del fondo de armario femenino es la camisa blanca. Es mejor que sea de calidad, para que se adapte a nuestra silueta y se conserve durante más temporadas.

La camisa blanca no es en absoluto una prenda aburrida, solo necesitas combinarla con las prendas y complementos adecuados para aprovechar su versatilidad. Empecemos con el work outfit, con el primero que seguro has pensado para llevar tu camisa blanca. Además de poderla combinar con un clásico pantalón negro, también puedes llevarla con una falda lápiz, un in de la temporada. Así darás un aire profesional pero femenino a tu look profesional.

Como buen básico combina a la perfección con unos jeans, ya sean desgastados, claros, oscuros, tipo boyfriends o shorts. Esta es una opción muy casual para tu look de día que puedes combinar tanto con zapatillas, botas moteras, bailarinas, zapatos de tacon, peep toe, sandalias, botines... Incluso, en los días más fríos, puedes ponerte un jersey y dejar que el cuello, las mangas y el bajo de la camisa sobresalgan.

En una cena o una noche de fiesta también es una opción ideal con la que acertarás seguro. Combínala con una falda de pailletes o un pitillo flúor. Y como es de noche, ¿qué tal si desabrochas algún botón y luces tu bonito escote?

Y, por supuesto, ¡ayúdate los complementos para diferenciar los looks con tu camisa blanca!

categoría