ORGANIZA TU ARMARIO CON QUEMEPONGO

Aquí tienes algunos consejos para preparar tu armario para la nueva temporada

Te recomendamos que, cuando te vayas a poner con ello, te vistas con ropa cómoda, empieces recogiendo la habitación, te pongas una playlist que te guste y planees qué harás en los descansos para recompensarte: un café, un té... una cervecita....

 

1.     Saca toda la ropa del armario y haz 4 montones:

a.     La intemporal, que vas a volver a colocar

b.     La de abrigo, que vas a guardar

c.     La que no uses (para vender o regalar)

d.     Y la que te haga dudar (de la que hablaremos en otro momento).

 

2.     Ahora que está todo fuera, aprovecha para limpiar a fondo el armario y las baldas.También puedes colocar saquitos con plantas aromáticas o pastillas de jabón en los cajones para aromatizar el armario.

 

3.     Sobre la ropa que te haga dudar, aplica esta regla: si no te la has puesto en los últimos 6 meses, regálala o véndela. Con las prendas a las que le tienes mucho apego, puedes probar a guardarlas un tiempo fuera del alcance de tu vista y si definitivamente no las echas de menos, las eliminas en el siguiente cambio de armario.

  

4.     Guarda las prendas de abrigo en otro armario o bien en cajas de tela o bolsas (que podrás guardalas en altillos, bajo la cama…). Si no son transparentes, anota fuera el contenido.

 

5.     Vuelve a colocar la ropa que te vas a quedar y la que hayas recuperado para esta temporada, en el armario, clasificándola por tipo de prenda (faldas, jerséis, camisas…) y si es posible por ocasión (sport, arreglar), estilo o colores.

  

6.     Coloca los pantalones en perchas o doblados. Las faldas y vestidos en perchas, pero siempre de manera que las prendas mas largas queden libres para que los bajos no se arruguen y las más cortas sobre las cajoneras.

 

7.     Coloca los pañuelos doblados en cajas o colgados en perchas de manera que puedas tenerlos todos a la vista

 

8.     Coloca las camisetas dobladas en los cajones o cajas. Si las doblas de manera vertical, conseguirás que todas queden la vista y conservarás más tiempo el orden

 

 9.     En cuanto a los bolsos, elige una balda situada en un lugar cómodo para acceder a ellos y colócalos como si fueran libros, de pie o en un zapatero colgante. Los que uses de manera ocasional mejor consérvalos en una bolsa de tela o una caja transparente como las de los zapatos, para que no cojan polvo.